Prevención de Riesgos Laborales, ATEXGA
Prevención de Riesgos Lalorales
Galego Galego Castellano Castellano

Entorno virtual para la prevención de riesgos laborales en el sector textil

 
Sobre nosotros
¿Que es ATEXGA Prevención?
¿Cual es la finalidad?
¿A quien va dirigido?
 
Legislación y Normativa de Prevención Riesgos Laborales
Guía de Prevención de Riesgos
Laborales en el sector textil
Estudio de sustancias nocivas
en la industria téxtil
 
Barómetro de Prevención de
Riesgos Laborales
Directivos
Trabajadores
Portada - Guía - Riesgos Generales

Guía de Prevención de Riesgos Laborales:
4 - Riesgos generales y su prevención

Guía de Prevención de Riesgos Laborales

4.1. Introducción

En cada uno de los procesos de los que se compone la industria textil, se utiliza una gran variedad de maquinaria, equipos de transporte o manipulación, instalaciones, materias primas, etc.:

  • Maquinaria y equipos: máquinas de coser, telares, mesas de corte, planchas, estampadoras, etc.
  • Herramientas y utillaje: tijeras, cuters, cuchillas, cintas métricas, reglas,…
  • Instalaciones: talleres, almacén, baños, etc.
  • Materias primas y de consumo: fibra vegetal, fibra sintética, pinturas, tintes, energía, etc.

En una primera aproximación, al intentar abordar el tema de la prevención de riesgos laborales, podríamos afirmar que, la principal preocupación en materia de seguridad y salud en el sector textil estaría relacionada con las condiciones materiales del entorno de trabajo (las que son capaces de provocar un daño). Pero si tenemos en cuenta la definición de SALUD que da la OMS (estado de bienestar físico, mental y social completo y no meramente la ausencia de daño o enfermedad) nos tendríamos que retractar en la afirmación.

Por lo tanto, aparte de hacer este tipo de consideraciones, hay que tener en cuenta otras, que pueden tener una influencia significativa en la salud (horarios, fatiga, etc.) con el fin de conseguir que el trabajador pueda alcanzar un desarrollo profesional, personal y social. Para que esto sea posible, se hace necesario exponer algunas realidades presentes en este sector tan peculiar y que pueden ser origen o fuentes de riesgo.

Muchos de los procesos de los que se compone la industria textil están bastante mecanizados y sólo se hace necesaria la intervención de los trabajadores en las operaciones de alimentación y control de la maquinaria.

Los puestos de trabajo, herramientas y equipos implicados, normalmente están mal diseñados.

Los edificios que albergan estos procesos, en general, están mal conservados y poco ventilados y poseen deficientes condiciones de refrigeración, calefacción e iluminación.

El almacenamiento de materiales inflamables suele ser inadecuado.

Existe una exposición continua, en ciertos procesos, al uso de tintes, colorantes y productos químicos nocivos para la salud, especialmente en la estampación textil con pistola de aerografía, lo que puede desembocar en un riesgo muy peligroso como son las patologías pulmonares.

Los trabajadores están sometidos, en algunos puestos, a vibraciones derivadas de operar repetidamente sobre palancas y pedales.

Las tareas que se realizan, en algunos puestos, suelen ser monótonas y en ellas se suelen adoptar posturas inapropiadas. También se suelen efectuar movimientos repetidos con los miembros superiores lo que puede dar lugar a lesiones en tendones y articulaciones.

A tenor de la globalización experimentada por el sector textil, la continua búsqueda de salarios más bajos e instalaciones más competitivas han originado un aumento de la jornada laboral con la consiguiente disminución de las normas de seguridad y salud del operario. Los imperativos económicos impiden prestar la atención debida a la seguridad y la salud de los trabajadores.

Esta presión generada por la competencia internacional también complica la estabilidad en el empleo; se está tendiendo a sustituir los contratos a tiempo completo por los de duración determinada, a tiempo parcial o temporales, se recurre a la subcontratación y a los trabajos a domicilio y todo esto contribuye a aumentar la precariedad en el empleo.

La mayor parte de los puestos están mal pagados y ocupados, en su mayoría, por personal femenino.

En muchas empresas, prevalece la renumeración a destajo que gratifica la velocidad por encima de todo y apenas permite a los trabajadores controlar el proceso de producción.

La mayoría de las operaciones implicadas en el proceso, no suelen exigir una elevada cualificación.

La comunicación de los trabajadores se suele ver limitada o dificultada pues se considera que influye en la producción lo que contribuye a generar ambientes de presión entre compañeros.

La falta de higiene y limpieza agravan toda esta situación.

Hasta los últimos años, no se había prestado demasiada atención a cómo puede influir el diseño del lugar de trabajo en la salud de los trabajadores. Las herramientas, las máquinas, el equipo y los lugares de trabajo se diseñan, a menudo, sin tener demasiado en cuenta el hecho de que las personas tienen distintas alturas, formas y tallas y distinta fuerza. Es importante considerar estas diferencias para proteger la salud y la comodidad de los trabajadores.

En el sector textil, se han producido algunos avances en el diseño de puestos de trabajo pero estos avances sólo son capaces de ser acometidos por las empresas más grandes debido a las exigencias de inversión que suponen. La mayor parte de la producción de vestir sigue estando en manos de pequeños talleres de costura mal equipados que, en general, no se preocupan del diseño del puesto de trabajo ni de las condiciones de trabajo ni de los riesgos para la salud y la seguridad.

Hasta hace poco tampoco se le había prestado demasiada atención a los ritmos de trabajo a los que están sometidos los trabajadores ni al clima socio laboral en el que éste se desarrolla pues, en general, sus consecuencias no suelen ser tan llamativas como las de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. La relación entre la organización del trabajo y la salud no se hacía tan evidente pues sus efectos son más intangibles e inespecíficos.

En definitiva, los distintos procesos, máquinas, herramientas, características de la tareas y formas de organización presentes en el sector junto con los productos utilizados, hacen del textil en todas sus variantes, un sector en el que se pueden concentrar una gran cantidad de riesgos probados.

Antes de comenzar a analizar los distintos tipos de riesgos existentes en todo medio laboral con el objetivo de que nos permita, posteriormente, adentrarnos en el marco de los riesgos específicos del sector, me parece conveniente explicar sintéticamente algunos aspectos importantes en relación a este tema.


Xunta de Galicia, Conselleria de Traballo - Dirección Xeral de  Relacións Laborais    Atexga   Unión Europea, Fondo Social Europeo