Prevención de Riesgos Laborales, ATEXGA
Prevención de Riesgos Lalorales
Galego Galego Castellano Castellano

Entorno virtual para la prevención de riesgos laborales en el sector textil

 
Sobre nosotros
¿Que es ATEXGA Prevención?
¿Cual es la finalidad?
¿A quien va dirigido?
 
Legislación y Normativa de Prevención Riesgos Laborales
Guía de Prevención de Riesgos
Laborales en el sector textil
Estudio de sustancias nocivas
en la industria téxtil
 
Barómetro de Prevención de
Riesgos Laborales
Directivos
Trabajadores
Portada - Guía - Introducción

Guía de Prevención de Riesgos Laborales:
Introducción

Guía de Prevención de Riesgos Laborales

Aunque la evolución de la siniestralidad laboral en los últimos años ha venido arrojando un balance de moderado optimismo, sobre todo, con respecto a los accidentes de trabajo con consecuencias graves o fatales, el nivel de desarrollo económico que ha experimentado nuestro país no ha parecido traducirse en seguridad para los trabajadores.

Datos procedentes de varios estudios, colocan a España en uno de los países de la Comunidad Europea que encabezan las listas de siniestralidad.

Conscientes de tan elevado índice, se hace necesario difundir entre la población, medidas y actividades que contribuyan a reducir, al mínimo posible, las causas que puedan dar lugar a los siniestros.

Durante mucho tiempo, las únicas actuaciones en materia de prevención, iban encaminadas a evitar los accidentes que ya habían ocurrido pero, desde la publicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, se ha producido un cambio en la forma de abordar el tema de la protección de la seguridad y salud del trabajador: se actúa antes de que ocurra algo, planificándolo adecuadamente.

La LPRL es el pilar fundamental en el que se asienta toda la normativa española sobre seguridad y salud en el trabajo. Nace con vocación de unificar la dispersa normativa existente y actualizar los aspectos técnicos de las medidas de prevención para que ésta sea realmente efectiva. Existen, además, numerosas disposiciones relacionadas, directa o indirectamente, con la prevención de riesgos, que tratan muy diversos aspectos, desde el ruido o el manejo de cargas, hasta las condiciones de seguridad que deben reunir las instalaciones eléctricas, o en qué casos se puede declarar una enfermedad como “profesional” .

DISPOSICIONES MINIMAS RELACIONADAS
CON LA PREVENCION DE RIESGOS LABORALES

R.D. 485/1997

R.D. 486/1997

R.D. 487/1997

R.D. 488/1997

R.D. 664/1997

R.D. 665/1997

R.D. 773/1997

R.D. 1215/1997

R.D. 1216/1997

R.D. 1389/1997

R.D. 1627/1997

Señalización

Lugares de Trabajo

Manipulación manual

Pantallas visualización

Agentes biológicos

Agentes cancerígenos

Equipos de protección individual

Equipos de trabajo

A bordo buques de pesca

En las actividades mineras

En las obras de construcción

Se puede decir que, España cuenta, actualmente, con una moderna y muy buena legislación en materia de prevención de riesgos laborales. Pero esto no es suficiente, pues de nada vale la legislación si no se implantan sistemas que permitan el cumplimiento de la misma.

El riesgo existe y perjudica al ser humano. La sociedad es consciente y se vale de la legislación para proteger al individuo.

Se entiende por prevención, el conjunto de medidas a tener en cuenta, en todas las fases de actividad de un trabajo, con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados de él. Esto requiere analizar y evaluar los factores que se presentan en el medio laboral para determinar en qué grado, positivo o negativo, afectan a la salud del trabajador, y establecer métodos de trabajo que, sin dejar de ser rentables económicamente, creen condiciones de trabajo que se acerquen al estado ideal de bienestar físico, mental y social al que todos los trabajadores tienen derecho. Por tanto, el objetivo de la prevención es adelantarse a los posibles desequilibrios, identificar los riesgos, cuantificarlos y evaluarlos para adoptar las medidas adecuadas.

La identificación de los riesgos, que no hayan podido ser eliminados, presentes en los lugares de trabajo, es el punto de partida desde el que se debe iniciar la labor de prevención. Los accidentes y enfermedades sufridas por los trabajadores no sólo dañan la salud de los mismos, sino también el éxito en la gestión de la empresa.

De hecho, puede afirmarse que, con carácter general, los riesgos que no se descubren y controlan a tiempo, generan un coste muy superior al de su prevención. Por esto, las medidas preventivas no deben ser consideradas un gasto sino más bien una INVERSIÓN e incrementarán la eficacia y el rendimiento de la empresa.

Aparte de las motivaciones expuestas que justifican la actuación en el campo de la prevención de riesgos laborales, existe otra relacionada con el bienestar general y satisfacción en el trabajo (un trabajador en un marco laboral seguro es un trabajador más satisfecho) por lo que se hace necesario estimular y desarrollar en los trabajadores una actitud positiva y constructiva con respecto a la prevención.

La Prevención es cuestión de todos, afecta y beneficia a TODOS.

Para acabar con los riesgos hay que exigirse a uno mismo y a los demás el cumplimiento de las normas y medidas de prevención.

En definitiva, se trata de:

Lógicamente, la información en materia de prevención de riesgos es fundamental porque, no se puede prevenir lo que no se conoce. Pero, si sólo se cuenta con la información es muy posible que no se logre que todos los trabajadores adopten las correspondientes medidas de prevención. El trabajador difícilmente asumirá las informaciones relacionadas con la prevención de riesgos si no percibe una actitud de compromiso real por parte de la dirección y una implicación clara de los mandos.

Otro aspecto que juega un papel muy importante en la implantación de una cultura de prevención es, la formación, tanto de trabajadores como de empresarios.

RECUERDA QUE: La formación es fundamental para la seguridad en la empresa.

El objeto de esta guía es contribuir a una difusión de una cultura preventiva entre los empresarios y trabajadores del sector textil, facilitando los conocimientos necesarios para la mejora de su seguridad y salud.

Pero no se debe olvidar, que formación no es PREVENCIÓN. Algunas empresas piensan que con la formación tienen solucionado el «problema» de la prevención de riesgos laborales ya que para ellas si un trabajador conoce los riesgos a los que está expuesto y no toma precauciones, es responsabilidad suya. Esto no es cierto pues la responsabilidad de eliminar los riesgos o intentar reducirlos corresponde al empresario.

Los trabajadores han de ser conscientes de los beneficios que implica la introducción de medidas preventivas y la empresa entender que éstas son necesarias para «cumplir» con la legislación, evitar sanciones y, sobre todo, para trabajar mejor y obtener mayor productividad.


Xunta de Galicia, Conselleria de Traballo - Dirección Xeral de  Relacións Laborais    Atexga   Unión Europea, Fondo Social Europeo